jueves, septiembre 30, 2010

Huellas de Luna de Gonzalo Montero Lara


El libro rescata dos tradiciones de nuestra literatura: realismo social y realismo fantástico. Si bien son dos temáticas contrapuestas, en el caso de este libro más bien son complementarias. Montero Lara trabaja con el recuerdo, con la anécdota, con las voces del pasado en un libro lleno de descripciones y sobre todo sensaciones, donde sueño y realidad se confunden. Además de un tratamiento riguroso del lenguaje y una novedosa combinación estilística es, sobre todo, un tributo a la amistad. (René Rivera)

miércoles, septiembre 29, 2010

LA LUNA DE APOLO





Editorial: Industria Gráfica “J.V.”

Autor: Ana Triveño Gutiérrez

Páginas: 250

Año: 2010



Es una novela sobre el valor de la vida y los fracasos que nunca se lograron superar. La historia transcurre en la ciudad de Cochabamba y la autora, una joven de 18 años, narra en primera persona, despertando sentimientos comunes a una gran mayoría.

El argumento gira en torno a un grupo de jóvenes que enfrentan un conflicto con un final inesperado, aderezado con el pensamiento metafísico de la autora.

Pisar la realidad y volver a empezar de nuevo es parte de la temática de “Luna de Apolo.

martes, septiembre 28, 2010

Celebra la tristeza de los vivos y los muertos De Clider Gutierrez Aparicio (Fragmento)



Imagen : Ignacio Vexina






Están bailando con sus trajes de amor y muerte.

Están llorando.

Se arrancan la piel poquito a poco.

Se aman como perros rabiosos.

Están agonizando con la mierda hasta el cuello.

Ya no conmueven a nadie.

Como los muertos cantando en el fondo de su fosa.

Comiéndose a sí mismos.

lunes, septiembre 27, 2010

El dolor Griego (Poema inedito)



Por Miguel Lundin Peredo

En la oscuridad de la luna
vi el llanto de la humanidad.
El increible lamento de
los griegos y todas las civilizaciones.

Romper el silencio en pedazos,romper
en pedazos mi corazon de cristal barato
para que yo les diera todo el amor que
en su belica envidia nunca tuvieron.

La oscuridad me bendice con sus lagrimas
de obsidiana fugitiva,siento el dolor
de los griegos comer lentamente mis venas.

Arde mi sombra en un sendero de muertos que
beben vino en sus sepulcros brindando por
la muerte de los versos de Neruda.

La poesia milenaria no me abandona en el ocaso.

domingo, septiembre 26, 2010

Los papeles de Narciso Lima Acha


Los papeles de Narciso Lima Acha vienen a llenar un sentido vacío para la vida intelectual boliviana, pues la novela, completamente agotada al poco tiempo de su primera publicación, es otro de los pilares fundamentales de lo que –además de sus intrínsecos valores como obras de arte- forman lo que se podría llamar la trilogía más explícitamente autobiográfica de la obra saenziana, esto es, Felipe Delgado; La piedra imán; y la que ahora se da al lector”. (Álvaro Díez Astete)

sábado, septiembre 25, 2010

Luznar : El viaje misterioso de Vanessa Giacoman


"La presente obra dentro del campo de la ficción, goza de la potencia imaginativa que posee la autora. Novela llena de inesperados e interesantes cambios de dirección en su trabajo y argumento. Vanessa Giacoman, es una de las autoras jóvenes que surcara con brillo propio las aguas de la literatura nacional, tanto en poesía como en la narrativa en varios temas en los que ha incursionado con buen paso: Erótico, fantástico y terror".

César Verduguez Gómez

Escritor


"Vanessa Giacoman es digna representante de la literatura infantil en Bolivia. Luego de sus cuentos Dragones y Tormenta Mágica, en esta oportunidad nos ofrece Luznar, una novela fantástica donde se enfrentan el bien y el mal.

En Harry Potter, es el señor oscuro, en el Señor de los Anillos es Sauron. En Luznar es Morvidus el que se contrapone al bien. Sin embargo, toda lucha del bien y el mal, en esta emocionante novela concluyen cuando surge la energía purificadora del disco del equilibrio. Ya no se confundirá más la noche con la maldad, porque "La luz y la oscuridad son hermanas cuando uno cumple su misión" para la que ha sido creada.

Vanessa Giacoman a pesar de su juventud, tiene la capacidad de conjuncionar la fantasía, en personajes y argumento muy bien estructurado con los valores que impregnan a la novela: La solidaridad, el amor, la alegría, el valor y confianza en sí mismo. "Cuando todo anda bien, el disco despide una hermosa melodía que parece ser entonada por los mismos ángeles ". Consideramos que Vanessa también logró el equilibrio entre el fondo y la forma y tendrá grata satisfacción por la preferencia de sus pequeños o grandes lectores".

Norma Mayorga

Escritora


"Un viaje de misterio en el que sincronizan la valentía, la nobleza y la inocencia cuyo secreto es destruir la maldad bajo el manto del amor (el mismo que mantendrá siempre activo el "Disco del Equilibrio", razón de todo lo existente y la fuerza más poderosa que rige el universo), constituye la lectura de la obra¬"LUZNAR" de la autora Vanesa Giacoman. Nueve capítulos que. invitan a niños, niñas, jóvenes y adultos a transportarse en el tiempo, con el tic tac expectante y misterioso de sus relatos ".

Jenny Mounzón Opórto

Escritora y poeta.

viernes, septiembre 24, 2010

Gritos demenciales : Antologia boliviana de terror



Recientemente ha sido publicada una antologia de cuentos bolivianos de terror,este libro recoge relatos y cuentos plagados de seres siniestros y fantasmagoricos,uno de los integrantes de la antologia es Wilmer Urrelo que con el cuento llamado "La inusual mudanza de la señora More" nos transporta a un mundo peligroso,tambien hay que mencionar que Daniel Averanga Montiel realiza un excelente trabajo narrativo con los cuentos que escribio para este libro que con el tiempo sera un clasico de la todavia virgen narrativa boliviana de terror,la ilustracion de la portada fue realizada por Edwin Alvarez,que logro plasmar a la perfecion el mensaje telepatico del contenido de esta antologia vanguardista.

jueves, septiembre 23, 2010

HOMERO DE MOJOS



HOMERO DE MOJOS

Arnaldo Mejía Méndez (*)

Mojos al igual que Grecia también tiene su Homero. Aleluya por eso. Homero Carvalho Oliva, es un hijo genuino de estas legendarias tierras de promisión, dimensión sublime de aquella Patria Eterna de nuestros Reinos Dorados.
Homero Carvalho Oliva, es un ciudadano notable de la República de las Letras. Beniano de real valía, escritor prestigioso de tralla nacional y un poeta de los buenos, de alto calibre lírico y fecunda inspiración. Es para nosotros un orgullo y una creciente gloria para el Beni.

Homero Carvalho es un hombre muy bien formado, culturalmente muy bien cultivado y dueño además, de ricas vivencias y experiencias literarias que las ha ido ganando, en el recorrido de cada tramo de su productiva vida intelectual. Qué oficio más noble el que tiene este amigo. Sin embargo, no está demás recordar que para conquistar ese digno y prestigioso sitial, tuvo que enfrentarse a la vida tan sólo con el arma de su limpia y vigorosa pluma. Trabajó, luchó sostenidamente harto y… venció. Hoy, ya es reconocido como un verdadero triunfador y, eso nos complace y nos alegra que así sea.

Su obra está hecha de palabra, sentimiento y poesía. Esto, porque él sabe que de palabra está hecho el universo, de sentimiento el mundo, que acumulado existe en el tiempo, con la más viva ansia de sobrevivir siempre preñando esperanzas y de poesía, porque en ella descansa la más alta expresión del amor, súmmun con el que se nutre el espíritu del hombre.

Toda su producción se ha convertido en un referente de la literatura boliviana. Homero es un escritor creativo y productivo en su oficio. Tiene estilo propio. Sabe expresar sus ideas con claridad y hondura. Es de avanzada, incansable en el empeño de cuestionar la realidad, Toda su labor es ampliamente reconocida por críticos nacionales e internacionales.

Cuenta con una importante cantidad de libros publicados entre los que se hallan novelas con tramas de amoríos, devaneos y pasiones de la sangre. Otros de cuentos en donde sus personajes son de intenso relieve. En este campo es notorio el manejo que hace de una narrativa novedosa, rica en visiones y en formas dialectales.

Su obra poética encarna a un Homero cerebral y caudaloso en su lirismo. Es libreversista. Expresa una poesía fresca, estimulante, llena de sueños, de vida y de mundo, escrita con un lenguaje pulido, galano y de sugerencias profundas. Homero como poeta, es un innegable sembrador de sueños en el alma, de tiernas y humanas inquietudes. Los temas del amor, del juego y fuego pasional, de los deseos supremos por la carne y de los galanteos a la mujer con sus dulzores, son infaltables, perfumándoles sus páginas.

Ha recibido muchos galardones. Tiene cuentos que han merecido premios en Bolivia y en países como México y Estados Unidos. Dos veces ha sido ganador del Premio Nacional de Novelas con “Memoria de los Espejos” (1995) y con “La Maquinaria de los Secretos” (2008).

Tiene anunciada la pronta edición de “El Cazador de Sueños” joya narrativa preciosa que revela una apasionante historia sobre esa vida tan portentosa y llena de sabiduría, de paz y amor, que tuvieron los milenarios Reinos del Gran Mojos. Allí, en el centro de ese territorio esmeraldino, se encuentra la raigambre del pueblo movima, solar nativo de Homero, respirando tiempo con olor a historia y floreciendo sueños.

Mojos tiene su Homero. Felicitaciones querido amigo por todo lo que sos como escritor y poeta, por todas tus obras logradas y por ese vigoroso sentimiento de identidad y de amor rotundo a tu tierra.

Trinidad, 21 de septiembre de 2010


(*) Arnaldo Mejía, escritor y poeta, es autor de las antologías de cuento y de poesía del Beni.
Artículo publicado en el periódico "La Palabra" de Trinidad, Beni

miércoles, septiembre 22, 2010

Un cuento de Daniel Averanga Montiel : "Peso Muerto"


Peso muerto

Daniel Averanga Montiel.

El primer cuerpo lo trajeron a las dos de la tarde, justo en el instante que Miguel regresaba de almorzar.
Cinco policías regordetes, en apariencia coetáneos, cargaban dificultosamente aquel cuerpo cubierto por una frazada ploma, moteada de banderitas blancas y rojas. Miguel los contempló, sin decir ni hacer nada, hasta que ellos ingresaron de lleno en el recinto. Esperó que dejaran el cuerpo sobre una de las mesas de mármol y recién intervino:
—¿Dónde lo encontraron?
Uno de los policías se enjugó la frente con el borde de la manga verde olivo y contestó, entre jadeos:
—Frente a la Plaza Murillo.
Miguel frunció el entrecejo y asintió.
—Sería que lo revisen nomás. Ya está comenzando a heder —dijo otro policía, mirando al piso, como si no quisiera contemplar de nuevo el cuerpo que habían traído.
—Esto pesa una mierda —agregó el primer policía, haciendo girar su brazo derecho como el aspa de un molino, mientras sobaba el hombro resentido con la mano izquierda.
Los otros policías parecían hacer lo mismo, aunque con las miradas fijas en la puerta de salida.
Miguel contempló la frazada que se encorvaba por encima del cuerpo. No imaginaba que un muerto de aquel tamaño pesara tanto. Una mano salía por debajo del borde gris de la frazada, como si fuese continuación de la misma, y las uñas tenían, en las terminaciones, medialunas negras por la suciedad.
—¿Dónde dicen que lo encontraron?
—Cerca de la Plaza Murillo. En las gradas de la Iglesia —dijo el primer policía, a tiempo de hacer una seña a sus camaradas indicando la salida.
—¿No se van a llevar la frazada? —dijo Miguel, rascándose la cabeza.
El policía que estaba más cerca de la puerta se adelantó y dijo:
—Mejor que se quede con eso. Ya no sirve.
Qué extraño, pensó Miguel, al momento que los policías se aprestaban a salir.
—Un momento —dijo, notando que algo se movía debajo de la frazada.
Los policías se detuvieron. Algunos metieron las manos a los bolsillos para que nadie notara que temblaban.
Miguel se subió las mangas del guardapolvo y se acomodó los lentes.
Descorrió la frazada.
Una rata salió de la boca del muerto. Era de color café oscuro, como las bolas de pelo que regurgitan los gatos, pero más grande y líquida.
Apoyó sus patas traseras sobre la mejilla derecha del muerto y saltó, perdiéndose entre las frías sombras de la sala.

A las cinco, trajeron trece muertos más. Todos habían sido encontrados en medio de banquetas, plazas, graderías de Iglesias o salas de espera en hospitales.
Al igual que el primer cadáver, estos pesaban demasiado para sus dimensiones naturales, y cobijaban ratas en sus interiores: ratas descomunales, húmedas y hostiles, que emergían de sus bocas o anos, sin más intención que escapar, abriéndose paso con chillidos, garras y colmillos.

Miguel terminaba su horario a las seis y media, pero decidió quedarse unos minutos más, esperando las reacciones de Reis, el forense de turno. La presencia de las ratas era el común denominador, además del peso inusual y la tonalidad del color que presentaba la piel. El gris marcado no podía ser verosímil en estos casos, considerando que habían sido encontrados sin vida, de un momento a otro.
—Son esos suicidios en masa con drogas —dijo Reis—. Miguel, a ver, pensá en esa droga nueva... en el Azero: una sobredosis de Azero tiene casi los mismos efectos.
—Hay que comprobarlo con autopsia, hermano —dijo Miguel, cortándole—, y para realizar autopsia necesitamos permiso.
Reis se aclaró la garganta y miró hacia las cinco losas donde reposaban, amontonados, los cuerpos inertes. Todas estaban cubiertas por sábanas de tono amarillento.
—¿No te has puesto a pensar que las ratas son las directas responsables? —preguntó Reis—, es decir, ellas estaban en todos los cuerpos... y me viene la pregunta y la trato de contestar: ¿de cómo se metieron? Y te juro que no puedo explicarme nada. ¿Cómo van a morir tantas personas en plena vía pública, y todavía sin que nadie se dé cuenta? Ya los encuentran muertos, pesando una mierda... y hediondos además, como si hubieran dejado de respirar hace horas...
Miguel también miró las sábanas amarillentas. Se rascó la cabeza.
—Podríamos revisarlos —dijo.
—Pero —le cortó Reis, con un dejo de sorna—, ¿acaso tienes tiempo?
Miguel consultó su reloj, mordiendo su labio inferior. Tenía que llegar a casa. Marlene necesitaría su ayuda para atender al niño.
—Puedo quedarme una hora, a lo mucho —dijo, esforzando las palabras.
—Entonces, comenzaremos nomás —dijo Reis, enfundándose los guantes—; te apuesto a que es sobredosis de Azero.
Miguel no contestó. Se enfundó los guantes y sonrió.

Cortaron el cuerpo menos respetable; esto es: ropa sucia, mejillas moradas, barba tupida, olor a queso rancio entre las piernas, suciedad en los intersticios de los dedos de los pies y dientes podridos. El cuerpo parecía una estatua de cera pintada de un enfermo color canela grisáceo, como la piel de los tumores, tensa, brillante, purulenta. Cortar una línea diagonal de un hombro al centro del pecho, y lo mismo del otro lado. Unir los dos cortes como si fueran el origen de un ángulo para hacer una línea sola, hasta donde nace el vello ensortijado del pubis. Retirar la piel, las capas musculares y los tejidos, y después el crujir de las costillas.
Miguel y Reis acercaron sus mascarillas y sus barbijos hacia el interior.
El cuerpo no tenía más órganos que los pulmones.
Pero lo extraño era que los pulmones todavía funcionaban. Eran dos semilleros vivos de bronquiolos que temblaban como flores marchitas que son golpeadas por el viento.
Sólo Miguel cayó en la cuenta que el rostro del muerto tenía los ojos abiertos.

Miguel no creía en muertos que andan por ahí, devorando cerebros de vivos con violencia, pero cuando vio cómo Reis era atacado, tomó un bisturí y lo hundió en los pulmones expuestos del reanimado. Éste crispó sus dientes podridos y dejó de existir, pero ya era tarde: la sangre salía profusamente de una herida en el rostro de Reis, mientras sus manos se crispaban en convulsiones desesperadas.
Miguel sacó el bisturí de la maraña de tejidos color borra de vino que eran esos pulmones aguijoneados, justo en el momento en que los otros doce cuerpos abrían los ojos.
Salió de la morgue cuando los cuerpos comenzaban a levantarse.
Lo que no sabía era que en un millón setecientos mil noventa y tres morgues en todo el mundo sucedía lo mismo.

Las ratas dejaron de comer en las alcantarillas. Ascendieron durante varias noches, refugiados entre las sombras y la humedad, hacia las casas de los seres humanos. Una vez allá, se apostaron en los dormitorios y en los baños. Esperaron que los humanos se durmieran o se sentaran sobre los retretes para implantar sus embriones en ellos.
Ni las ratas, dentro de su capacidad instintiva, intuían el motivo que las arrastraba hacia esa arriesgada siembra.
Y los embriones no podían desarrollarse sin alimento.
La combinación entre una raza que se había alimentado en alcantarillas durante cientos de generaciones, junto a los genes de los anfitriones, criados con venenos en el agua, transgénicos en la ensalada y dióxido de carbono en el aire, determinaron la nueva forma de vida.
Una forma de vida pestilente, pesada y hambrienta.
Una forma de vida que, sin saberlo, dejaba en el anfitrión muerto otra forma de existencia, sin inteligencia ni lenguaje, pero con mucha fuerza y hambre.
Mucha hambre.

Miguel llegó a casa, con el rostro desencajado, sujetando el bisturí.
Eran las ocho de la noche.
En su horroroso trayecto distinguió, sobre las banquetas y descansillos de las plazas, gente recostada con las bocas abiertas y las palmas de las manos sobre las rodillas. Sus expresiones eran las de muñecos de titiritero.
Cuando abrió la puerta, sin más sorpresa que la de tener el bisturí en la mano derecha, encontró a su esposa echada sobre el sofá, mirando las noticias por la televisión.
—¿Y Pablo? —preguntó Miguel, casi sin aliento.
Marlene, sin sonreír, ladeó la cabeza hacia la habitación del bebé. Sus ojos estaban fijos en la televisión, que trasmitía imágenes de masacres jamás vistas: cuerpos corriendo, la policía atacando, la policía siendo atacada, la policía corriendo, el camarógrafo siendo atacado...
Desde varias partes de nuestro país nos llegan las imágenes impactantes del..., salían las palabras del televisor, cuando Miguel entró al cuarto y encontró al bebé envuelto en una manta de color amarillo encendido.
Dejó el bisturí y se acercó.
...no salga de su hogar, se lo repetimos, no salga de su hogar y ponga mucha atención... Las Fuerzas Armadas están preparando equipos de exterminio para..., decía el presentador de las noticias.
Miguel levantó al bebé con rapidez, queriendo darle una sorpresa, sonreírle...
Sintió toda la sangre dejar su rostro por el horror, cuando se dio cuenta que el bebé pesaba demasiado para su edad.
Los ojos quisieron salírsele de las órbitas al ver que la boquita de su hijo estaba más abierta de lo normal.
Escuchó unos pasos detenerse detrás de él.
Eran las anómalas pisadas de su esposa... que ya no era su esposa.

miércoles, septiembre 15, 2010

Morir de risa: Billy Castillo y su humor


Cada una de las historietas de este libro se alimenta de temas cotidianos, pero también de sueños y fantasías que escapan como “bostezos” (bocetos) de sus “desvelos” —como el autor suele decir—. En ese contexto onírico que envuelve al artista, en ese trance, su mente creativa, activada por una mirada tan observadora como crítica, destila cada una de las propuestas que aparecen en la revista dominical de un diario local. Ahora, parte de estas historietas se pueden apreciar en esta magnífica selección que reúne los trabajos más sobresalientes de Billy Castillo y con el cual el Grupo Editorial La Hoguera incursiona en el género del cómic.

sábado, septiembre 11, 2010

Jenecherú




Décima obra de Oscar Ricardo Encinas. Jenecherú en guaraní significa: "el fuego que nunca se apaga" y el tesoro que el puñado de hombres de esta historia se aventura a buscar recibe este nombre. Contratados para encontrarlo cueste lo que cueste, este grupo de distintas nacionalidades y razas deberá afrontar todo tipo de obstáculos en su contienda...pasando por distintas regiones del corazón de América del Sur.

viernes, septiembre 10, 2010

Aquel niño travieso que fui




Crónica de relatos cortos sobre la niñez del conocido actor, sirviéndose de lo mejor de sus anécdotas familiares y mostrando nostálgicas estampas de la ciudad de La Paz.
Con la magia de la imaginación y el carisma de este autor viajamos décadas atrás a La Paz y nos damos una vuelta por el barrio Miraflores; conocemos a doña Leonor y otros trágicos personajes que son víctimas de las mil fechorías de Davicho, un niño de 8 años que con mucha picardía nos trasmite la profunda sensibilidad de un humorista muy humano

miércoles, septiembre 08, 2010

El duende del siglo XXI


Detalles sobre la novela infantil
“Se trata del retorno del tradicional personaje de leyendas cruceñas, el Duende del siglo pasado, en la Santa Cruz de 2039”, explicó la joven escritora Bárbara Antelo. “Regresa con nuevas características, como habilidades en artes marciales y en el manejo de las nuevas tecnologías, además es más dinámico y versátil”, agregó Antelo, sobre su libro.
Escrita para niños de entre 9 a 13 años, la obra contiene 120 páginas y nueve ilustraciones.
Es la primera producción de su autora que se declara apasionada por la escritura para los más pequeños y dice tener dos proyectos más en la etapa final de su elaboración.
Esta particular versión del Duende, muestra a un personaje que a pesar de no hablar, interactúa con los niños cruceños del futuro, pues la historia está ambientada en 2039.
El libro tiene el costo de Bs 40 y es una producción independiente.
Bárbara Antelo tiene 21 años y estudia Comunicación Estratégica y Corporativa en la UPSA. Nació en Santa Cruz y es campeona nacional de bicicross, además de haber ganado varias competencias internacionales.


Fuente de la informacion : (Periodico El Deber,Santa Cruz de la sierra)

martes, septiembre 07, 2010

El Salar de Maravilla


Palabras de Rosario Santos* sobre el contenido de la novela

"Nada de lo que relata el protagonista, único habitante del Salar de Uyuni, huele a inverosímil. El 1egado secreto del Inca Atahuallpa, conservado hasta ahora por los amautas andinos, y desvelado en la novela; el relato del astronauta norteamericano Edwin Buzz A1drin y la revelación de la presencia de un ovni tripulado al momento del alunizaje (confiada por A1drin al misántropo boliviano, ya en 1970), se entretejen con pasajes insólitos descritos en prosa cautivante, elegante y amena".

*-Gestora cultural y crítica literaria boliviana.

lunes, septiembre 06, 2010

El jardín de Los Andes


Paraíso terrenal. Mitos, realidades y perspectivas acerca del hallazgo de: El Jardin del Eden en Bolivia.
LIBRO PRIMERO. Dios/ Los humanos: portadores de la palabra/ Satan/El Alma humana/ Eclipse perfecto/ Agua/ Oro/ Wyrakocha/ Que significado tiene el jardin/ El numero armonico 0,666/ Caidos del cielo a los Andes/ Base Cuadrada: rectora del espacio tiempo global/ Recuerdos del Eden en Asia/….
LIBRO SEGUNDO. La historia de El Jardin del Eden/ En el principio/ Wyrakocha: visitante inadecuado/ AntiWatan: primer Jardin/ SaxsaRa, Nuevo Amo del Imperio/ El arbol de la vida/ A imagen y semejanza/ Obsesiones Creativas/ Tiempo de Virtud/ Plantemos un jardin/ …

domingo, septiembre 05, 2010

Microzoologia : Lo nuevo de Víctor Montoya



Fragmento de una entrevista sobre la presentacion del nuevo libro de Montoya

DyN -¿Qué prentendes con este libro?

V.M -La única pretensión que tengo, una pretensión muy modesta por lo demás, es la de ofrecer a los lectores una lectura entretenida, con microcuentos que re-crean el reino animal con todo su poder de sugerencia. Pienso que este libro, a diferencia de las fábulas, no tiene senso-moral, pero sí una buena dosis de humor y un modo particular de abordar la zoología, que constituye una de las temáticas vitales de la gran literatura y la tradición oral.

sábado, septiembre 04, 2010

Encuentro de poetas bolivianos CBA

Repensar Actitudes.


Encuentro de poetas bolivianos


Por Rosse Marie Caballero Escritora y profesora.

Un almuerzo y dos veladas de poesía no serán nunca suficientes para compartir la magia que cada uno de los poetas carga ineludiblemente consigo (caso contrario no se reconocerían como poetas). Las noches de lunes 30 y martes 31 se llevó a efecto al ansiado Encuentro en Cochabamba. El auditorio del CBA les cobijó, y once poetas se reunieron con el público. Y se cumplió, como señalara Eduardo Nogales: Sin bombos ni platillos. Los bombos estuvieron en el show del Bicentenario, en los mariachis, en los líos de los jueces, en el arribo del recluso número 3564. Los poetas bolivianos que amablemente llegaron desde el interior, son Gabriel Chávez Casazola, Gary Daher, Luis Andrade Sanjinez y Mario Alberto Herrera, desde Santa Cruz. Vale resaltar que algunos poetas cruceños viajaron simplemente por el placer de escuchar a su congéneres y conocerse entre ellos. De La Paz se vino el grande Humberto Quino, y desde Oruro, Benjamín Chavez. Los que asistieron por la llajta son Antonio Terán Cabero, Fernando Rosso, Juan Cristobal Mac Lean, Eduardo Nogales, Vilma Tapia Anaya, y su servidora. El bullicio se quedó fuera, en el mundo de las aceras, de las cámaras de televisión o en las bocinas de los automóviles, porque dentro de cuatro paredes, se oía: “Y aunque el yugo no cesa/ tienes al menos en tus manos/ ese poco de pan ese poco de vino/Toda la telaraña con que esperas/ atraparte algún día”, de Antonio Terán Cabero. “Si Dios entra por una herida o sale/ el corazón en sus escombros/ soportará lo que pueda”, de Eduardo Nogales. “No puedo ver/ mi indigencia como un cayado/ golpea a tientas la roca de la noche”, Gabriel Chávez.
La novedad de la segunda noche es, como siempre, la presencia del Soldado Terán. El poeta cosechó nuevos Fans, pues preguntaban el porqué de ese apodo, y se quedaron prendados de su historia. Cuenta la leyenda… que…Érase una vez… un joven poeta emergente en la ciudad, debía de leer sus versos ante el público. El joven estaba prestando su servicio militar y vestía uniforme de soldado. No le dio tiempo para ir hasta su casa y cambiarse de traje, llegó tal y cual y leyó sus poemas. Su nombre es Antonio Terán Cabero. “Veíase sola/ante el espejo/no vio su rostro/ sólo una herida”, decía un verso intrascendido de Rosse Marie. Por su parte, Mario Alberto Herrera, nos recitaba: “Hace sus poemas para los animales/ Es por eso que los animales no le entienden”.
Agradecidos a los organizadores, los poetas se fueron deambulando o Caracoleando, que es lo mismo, a continuar en la búsqueda de los misterios de las penumbras.

viernes, septiembre 03, 2010

Daniel Averanga Montiel finalista del Premio Franz Tamayo 2010


El aburrimiento, escrito por Daniel Averanga Montiel;es un cuento que ha logrado ser finalista en el premio de cuento Franz Tamayo 2010,este joven escritor comienza a cosechar exitos,personalmente me alegro de esta noticia,porque estoy conciente que Averanga Montiel pertenece a una nueva generacion de narradores comprometidos con sus obsesiones literarias,recientemente ha logrado publicar el libro "Gritos Demenciales": La primera antologia de cuentos bolivianos de terror,el estilo narrativo de Daniel es muy interesante y puede despertar sensaciones distintas en los lectores,su narracion "Carta a un Sicario" es una historia donde descubrimos lo que el daño de la violencia realiza en el mundo moderno, en la Bolivia moderna,Daniel es un narrador muy conciente del peso de la escritura en el mundo literario y nos sorprendera en publicaciones futuras con su peculiar y atractiva manera de narrar historias que pueden suceder hasta en la puerta de donde vives.

jueves, septiembre 02, 2010

El Germán Beltran, ganador del concurso Franz Tamayo 2009


Al leer el cuento El Germán Beltran, de Álvaro Pérez, se me viene a la memoria el argentino Conrado Nahle Roxlo y un célebre volumen de pastiches literarios en el que parodia a grandes autores y sus maneras de construir el texto, sus recurrencias lingüísticas, sus estructuras; en fin, todo aquello que se constituye en el llamado sello personal. Así, reaparecen escritores como Joyce o Byron, entre otros, con sus manías y muletillas.

En El Germán Beltran, ganador del concurso Franz Tamayo 2009, su autor parodia las formas escriturales de un grande de la literatura nacional: Jaime Saenz. Sus enunciados tautológicos, sus catalogaciones del desastre y la excentricidad de sus personajes, en apariencia anodinos, son elementos de los que se nutre esta narración irónica, pero también de homenaje.

A esto surge una pregunta ¿Es necesario conocer la obra de Saenz para comprender la pieza que se comenta? Y la respuesta es no. El relato tiene la suficiente autonomía como para ser asimilado independientemente de la literatura a la que se hace referencia. Pero, la mitad de la diversión se pierde al desconocer a aquel autor y compararlo con esta parodia, esta disparatada aventura que rompe algunos de los esquemas canónicos del occidente del país. Y que vindica esa ecuación propuesta por Woody Allen: tragedia + tiempo = comedia.








La piedra misteriosa de Germán

La obra narra “la historia de una persona que guarda algo misterioso en su habitación. Un día esa persona sufre un conflicto entre él y este ser u objeto misterioso que se encuentra en su cuarto”, explicó el ganador. Ese elemento misterioso en la obra del autor es una piedra que poco a poco se transforma en un monstruo que habita en su habitación.

Pérez conquistó el premio, entre otros “por sus resonancias saenzianas”, es decir que el estilo de Jaime Saenz fue utilizado muy bien por el ganador a través del “uso de parodias a su obra prosística”, señaló la presidenta del jurado, Ana María Grissi Reyes Ortiz. A través del uso de la parodia, el trabajo de Pérez realiza es una especie de homenaje a el libro Vidas y Muertes de Jaime Saenz.

El libro presenta, asimismo, las obras que recibieron una mención especial por el jurado como El ojo de Cuarta, de Luis Alberto Mallea, y Esse Ejja, de Juan Nivardo Rodríguez.


Fuente de la informacion : ( El Periodico La Razón)

miércoles, septiembre 01, 2010

Mauricio Murillo gana concurso de cuento Franz Tamayo con ‘El torturador’


Un cuento sobre la dictadura gana el Premio Tamayo
Literatura. Mauricio Murillo se hizo del galardón con ‘El torturador’ . El jurado dio sólo 3 menciones

Liliana Carrillo - La Paz


Galardonado. El escritor Mauricio Murillo, ayer, en su domicilio.
Con el relato El torturador, que ficcionaliza la leyenda del hijo del escritor Leopoldo Lugones como inventor de la picana, el literato Mauricio Murillo ganó el XXXVII Premio Municipal Franz Tamayo de cuento. El jurado entregó sólo tres menciones.

“El torturador recrea la leyenda del inventor de una máquina de tormentos (la picana) durante la dictadura quien, según la leyenda, fue el hijo del escritor Leopoldo Lugones. La historia se cuenta desde la perspectiva de un narrador paceño, que fue su ayudante”, explica Mauricio Murillo Aliaga, flamante ganador del certamen literario, organizado por la Alcaldía de La Paz y dotado con Bs 20.000 y la publicación de la obra.

“El resultado de los premios es siempre azaroso. Desde que me incliné por la literatura, hace 10 años, tenía la expectativa de participar en el concurso Tamayo; ahora el galardón es un incentivo para seguir escribiendo”, asegura Murillo (28), licenciado y actual maestrante en Literatura.

El jurado —integrado por los catedráticos de la carrera de Literatura de la UMSA Patricia Alegría y Mauricio Souza; el dramaturgo Eduardo Cassis; el anterior ganador del certamen Álvaro Pérez y la representante de la editorial Gente Común, Claudia Pardo— destacó el tratamiento formal y lingüístico de la obra premiada. “Presenta una trama bien armada, una estructura narrativa clara y personajes solventes. Además, se enriquece con intertextos del escritor argentino Leopoldo Lugones”, evalúa Alegría.

En el fallo, hecho público ayer, el jurado otorga además tres menciones de honor a los cuentos: El aburrimiento, escrito por Daniel Averanga Montiel; Una cueca frente a la celda de Regis Debray, de Ricardo Casso Benítez y Fresco Pérez Velasqueño, de Oswaldo Calatayud Criales. En pasadas versiones del Tamayo fueron nueve las menciones que se publicaron junto a la obra ganadora del Premio.

“Nuestra primera sugerencia como jurado fue declarar el premio desierto; pero hay una cláusula en la convocatoria que nos impedía hacer esto —comenta Alegría— Por ello elegimos tres menciones y recomendamos una edición de los textos”. “La convocatoria no específica el número de menciones; este año se publicarán la obra premiada y las tres recomendadas en una antología”, aclaró Nelson Antezana, director de la Biblioteca Municipal, que operativizó la elección.

Este año, 64 trabajos se presentaron al certamen de cuento Franz Tamayo. Según Patricia Alegría, miembro del jurado, no todos correspondieron a los estándares actuales de la narrativa. “Hubo muchos cuentos de hadas, de aventuras, policiales pero pocos lograban un registro lingüístico adecuado; y una construcción ficcional. Habría que recomendar a los escritores más lecturas de cuentos universales”.

El Premio de Cuento Franz Tamayo, especializado en el género desde hace 11 años, ha distinguido a los autores: Ana María Grissi (1999), Francisco Cajías (2000), Guillermo Aguirre (2001), Erick Ortega (2002), Eduardo Nogales (2003), Óscar Díaz Arnaú (2004), Giovana Rivero (2005), Willy Camacho (2006), Mabel Vargas (2007) y Álvaro Pérez (2009). El 2008, el jurado declaró el premio desierto en un polémico fallo.

Académico que debuta como narrador

Nacido en La Paz, hace 28 años, Mauricio Murillo se licenció de la carrera de Literatura de la UMSA con una tesis académica sobre la novela Potosí 1600 de Ramón Rocha Monroy. Ha publicado el estudio introductorio de El run run de la calavera, del mismo autor. Cursa la recta final de la Maestría de Literatura Latinoamericana.


Fuente de la informacion : (El Periodico La Razón de La Paz)
h2 class="sidebar-title">Vínculos Creative Commons License
Detta verk är licensierat under en Creative Commons Erkännande 3.0 Unported Licens.